Remedios caseros para despejar la nariz taponada

Tener la nariz taponada es algo que puede pasarnos a todos de forma muy común y por varios motivos, creándonos una sensación incómoda y de malestar por no poder respirar de forma normal. Además, si este estado perdura durante días, puede ocasionarnos dolores de cabeza que empeorarán nuestro estado si no le ponemos ningún remedio.

Como hemos comentado, la congestión nasal y el exceso de mucosidad puede ser causado por varios factores o motivos; entre lo más comunes, destacan los catarros, la gripe o las alergias comunes de los cambios de estación (sobre todo primavera y otoño) que provocan infecciones sinusales.

Aunque existen muchos medicamentos que actúan aliviando los molestos síntomas provocados por la nariz taponada, nosotros siempre defendemos empezar usando remedios caseros, ya sea mediante trucos o técnicas o mediante remedios preparados con ingredientes naturales.

A continuación, os dejamos con los 6 remedios caseros y naturales que mejor funcionan para despejar la nariz taponada y poder respirar de forma normal.

1.     Dar un suave masaje en los senos nasales

senos nasales

Cuando estamos congestionados o sufrimos de sinusitis o alergias tendemos a acumular mucha mucosidad en los senos nasales. Estos son un conjunto de espacios situados en los costados del tabique nasal, concretamente en los huesos frontales, los esfenoides, etmoides y maxilar superior, y que se encargan de comunicar las fosas nasales.

Aplicar suaves masajes en forma circular en esta zona puede ayudar a disolver el exceso de mucosidad y favorecer una distribución menos molesta e incluso su expulsión.

Una buena forma de aplicar el masaje es usando los dedos índice y corazón, colocando las yemas de los dedos sobre los senos, empezando en la zona que hay justo debajo de los ojos y moviéndolos de forma circular por toda la zona que hemos comentado y que puedes ver en la imagen.

Masajea las zonas más cercanas a la nariz durante unos 30 segundos y, a continuación, ocúpate de la zona inferior de los ojos. Finalmente, masajea la parte de las mejillas en movimientos circulares hacia el exterior.

2.     Agua con sal

salución salina para la nariz

Usar una solución salina es tal vez uno de los remedios caseros más populares y efectivos que existen para eliminar los excesos de mucosidad y despejar la nariz taponada.

Este remedio es tan sencillo de preparar que, aunque puedes comprarlo en cualquier farmacia, puedes hacerlo tú mismo/a en casa en unos pocos minutos.

Para preparar la solución salina, mezcla 5g de sal de encurtir con una pizca de bicarbonato de sodio y medio litro de agua destilada, ya sea hervida o filtrada.

Para aplicar la solución puedes utilizar un dispositivo especial para tal fin, el cual puedes comprar en una farmacia, o bien usar una jeringuilla de tomar medicamentos (asegúrate antes de que está totalmente limpia y desinfectada).

Usa este remedio 3 veces al día y verás como la mucosidad va desapareciendo y tienes muchas más facilidades para respirar con normalidad.

3.     Aprovecha el vapor de una ducha caliente

vapor ducha

Tomar una ducha de agua caliente es una buena forma de destapar la nariz, ya que el vapor que se generará se introduce en el sistema respiratorio y permite diluir la mucosidad que impide una correcta respiración.

Por otra parte, dentro de la ducha una parte del agua se introducirá en las fosas nasales, lo cual también favorecerá la limpieza de estas y te destaponará la nariz.

Debes saber que, en ocasiones, el exceso de mucosidad viene provocado por microbios o pequeñas sustancias que se introducen en la nariz al respirar; por eso, al ducharte conseguirás limpiar la nariz y eliminar estas posibles sustancias que provocan la congestión nasal.

4.     Aprende a controlar la respiración

contener la respiración

Controlar la respiración puede ser una buena forma de destaponar la nariz, de la misma forma como funciona cuando tenemos los oídos taponados.

Para despejar la nariz taponada debes taparte la nariz e intentar respirar normalmente al mismo tiempo que caminas. Cuando empieces a notar una incomodidad y la necesidad de respirar, destápate la nariz y siéntate con la columna totalmente estirada y concéntrate en realizar una respiración normal pero suave y manteniendo la boca cerrada.

En lugar de inspirar profundamente, intenta inhalar de forma suave y relaja los músculos a la hora de la exhalación. Realiza esta respiración de forma continuada durante unos minutos y verás como de seguida la nariz empezará a destaponarse y podrás respirar mucho mejor.

5.     Come alimentos picantes

picante

Seguro que has podido comprobar en muchas ocasiones que hayas comido algún alimento picante que se te cae un poco el moco; esto algo normal, ya que estos tipos de alimentos disuelven la mucosidad y la hacen más liquida, por lo que facilitan su expulsión y, sobre todo, favorecen la descongestión.

Alimentos como la cebolla o el ajo son buenas opciones para conseguir estos efectos; siempre es mejor si están crudos, ya que cocinados pierden gran parte de estas funciones. También puedes utilizar condimentos como el wasabi o alimentos picantes como jalapeños, pimientos picantes o chili. Eso sí, cuidado con abusar de estos alimentos, ya que en grandes cantidades pueden hacerte daño.

6.     Usa un remedio con menta

infusión menta

La menta es un remedio natural muy efectivo ya que es una planta muy enemiga de la congestión y de la mucosidad. Va de maravilla para aliviar cualquier tipo de problema respiratorio gracias a su alto contenido en ácido ascórbico y ácido acético.

Tienes varias formas de utilizar la menta como remedio casero para destaponar la nariz, ya sea masticando una hoja fresca, bebiendo una infusión, incluyéndola en tus platos o preparando un remedio para inhalarlo.

Según nuestra experiencia, la mejor forma de hacerlo para tal fin es inhalando el vapor que se crea al preparar agua hervida con varias hojas de menta. Para que el vapor se introduzca bien en la nariz, tápate la cabeza con una toalla y sitúa la cabeza encima del recipiente que contiene la mezcla. Respira suavemente el vapor y verás como en pocos minutos notarás muchísimo los beneficios.

Deja un comentario