Bienestar, Perder peso, Recetas

Té verde: La fuente de la juventud

El té verde es una infusión muy sencilla de hacer que podemos encontrar en cualquier supermercado, muchas veces no nos atrevemos a tomarla por su sabor tan fuerte pero esta bebida milenaria posee muchísimos componentes beneficiosos para nuestro organismo.

Aunque en el mundo occidental el té verde sea un descubrimiento reciente, este ha sido cultivado y consumido en Oriente desde hace más de 5000 años.

Existen distintos tipos de té, de las cuales destacan las siguientes tres: El té verde (el más conocido y con un sabor más sutil y agradable), el té semifermentado y el té negro.

Al tomar té verde, estarás nutriéndote con una importante cantidad de antioxidantes y alcaloides. Ya que las hojas de té verde contienen distintas vitaminas como la vitamina A, D, E, C, B, B5, H y K. Además, esta increíble planta también contiene minerales beneficiosos como el zinc.

Diversos estudios han demostrado que el té verde posee un compuesto llamado galato de epigalocatequina o EGCG por sus siglas en inglés. La catequina es un antioxidante que ayuda a proteger las células del daño causado por moléculas inestables que pueden generar cáncer. El tipo de catequina que contiene el té verde resulta ser uno de los más poderosos.

En una sola taza de esta infusión puedes encontrar de 20 a 35 miligramos de este poderoso antioxidante, el cual puede llegar a ser 100 veces más nutritivo que la vitamina C y E. Por lo que tomar una taza de té verde brindará a tu cuerpo aún más nutrientes que los que obtendría al comer alimentos como el brócoli o las espinacas.

Preparación del té verde:

La manera más convencional de prepararlo es en forma de infusión. Para prepararla, deberás seguir los siguientes pasos:

  • Toma una taza y media de agua mineral. Evita usar agua del grifo ya que esta puede contener cloro o impurezas.
  • Pon el agua al fuego hasta que hierva, luego déjala reposar por 10 minutos hasta que su temperatura baje a 70 u 80 grados centígrados.
  • Precalienta la tetera antes de verter el agua en ella.
  • Toma una cucharadita de hojas deshidratadas (2 gramos aproximadamente) y agrégalos al agua, espera 2 o 3 minutos a que las hojas liberen toda su esencia.
  • Pasa la infusión por un filtro y agrega un poco de azúcar integral si es de tu gusto.

Recomendamos tomar una taza de té diaria o al menos 3 veces por semana para así aprovechar todos sus beneficios.

Y es que se ha comprobado que el té verde puede ser de mucha ayuda para evitar o combatir síntomas de diferentes enfermedades, a continuación, enumeraremos algunos de estos beneficios:

  1. Fomenta el funcionamiento del cerebro

Como el café, las hojas d té verde también contienen cafeína. Al tomar una infusión, esta te permitirá que te mantengas atento y que puedas concentrarte mejor; pero la ventaja del té verde sobre el café radica en que el té contiene un nutriente llamado l-teanina, el cual tiene un efecto relajante que no te alterará como al tomar una taza de café.

Otra gran ventaja de tomar té verde para tu sistema nervioso, es que ayudará a prevenir el desarrollo de algunas enfermedades neurológicas como el Alzheimer y el Parkinson.

  • Te ayudará a quemar grasas

Por su alto nivel en antoxidantes, el té verde es perfecto para acelerar el metabolismo lo que convierte toda la grasa de tu cuerpo en calorías que tu cuerpo desechará.

  • Previene distintos tipos de cáncer.

Un estudio reciente examinó el efecto de los componentes del té verde sobre las células cancerígenas en los ovarios. El estudio arrojó como resultado que existen asociaciones significativas entre el consumo del té verde y el descenso de casos de cáncer de ovario.

Por otra parte, un estudió enfocado en el cáncer de mama demostró que el té verde contiene propiedades quimiopreventivas y quimoterapéuticas.

  • Ayuda a tu sistema cardiovascular.

Tomar té verde es una excelente medida preventiva para las enfermedades cardiovasculares, ya que este tiene un efecto positivo al regular los niveles de grasa y colesterol de nuestro cuerpo.

Las propiedades del té verde tienen un efecto en el revestimiento de los vasos sanguíneos, esto permitirá que tu sistema cardiovascular se mantenga relajado y sea capaz de soportar la presión arterial. Por otra parte, tomar té verde previene la formación de coágulos en las vías sanguíneas, estos coágulos de sangre son los principales causantes de ataques cardiacos.

  • Es una bebida recomendada para personas diabéticas.

Las personas que sufren de diabetes tipo II tienen problemas para generar insulina; sin embargo, muchos estudios han determinado que el té verde logra mejorar la sensibilidad de insulina en el cuerpo y así reducir los niveles de azúcar de la sangre, por lo que los componentes del té verde lo vuelven una bebida ideal para regular los niveles de glucosa en el organismo, evitando así los niveles inestables de insulina y el almacenamiento de grasa que viene como consecuencia.

Por estas 5 razones y muchas más, es que el té verde es considerado la bebida de la eterna juventud. Por lo que te recomendamos acércate a tu tienda naturista local y empezar a probar esta poderosa infusión.

Deja un comentario