La rinoplastia, una opción para embellecer su nariz

En la actualidad hay muchas personas que desean modificar la estructura de su nariz, para que la misma tenga un perfil más adecuado a su rostro y así poder elevar un poco más su autoestima.

Hoy en día esto es posible gracias a la cirugía estética, pero es recomendable que la persona que desea realizarse este tipo de cirugía plástica, primero averigüé cómo es el procedimiento y qué podrá esperar del mismo.

En este artículo podrás averiguar las interrogantes más básicas para poder determinar si la rinoplastia es el método más adecuado para su caso en particular.

¿Qué es una rinoplastia?

La rinoplastia es una técnica quirúrgica en la cual se hacen modificaciones de la estructura que conforma la pirámide nasal, como lo son los huesos propios de la nariz, la parte media que son los cartílagos laterales superiores y en la parte más inferior que son los cartílagos inferiores conjuntamente en el tabique.

Ha esta estructura es que se le hace las modificaciones de lugar de acuerdo a las necesidades de cada paciente, para ello se divide la nariz en tres tercios, tercio superior, medio e inferior. Entonces de acuerdo a lo que tenga cada paciente se procede a corregir la parte que tiene mayor anomalía, se reestructura y se reacondiciona con las demás partes de la nariz.

Es importante indicar que esta es una de las cirugías más complicadas para un cirujano plástico, porque necesita dejarla totalmente perfecta, ya que si bien es cierto que el 80% de las personas que se realizan este proceso quirúrgico lo hacen para embellecer la nariz y para hacerla más acorde al resto del rostro, el cirujano debe trabajar tanto la parte estética como la parte funcional de la nariz. Ósea que el paciente luego de esta cirugía debe de quedar con sus habilidades innatas del olfato y respirar normalmente.

¿Qué se puede llegar a mejorar con esta cirugía?

que-es-una-rinoplastiaAlgunas de las bondades que puede ofrecer la rinoplastia es que se puede mejorar el tamaño de la nariz, la forma de la punta o el caballete, reducir el arco de los orificios nasales, cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior, corregir defectos congénitos, lesiones de la nariz y problemas respiratorios.

Las personas que se desean someterse a este proceso quirúrgico deben de ser mayores de 15 años, ya que este procedimiento debe de realizarse después de que la nariz haya terminado de crecer.

¿Cuáles son los métodos que actualmente existen para realizar una rinoplastia?

Hasta el momento existen dos maneras de realizar una rinoplastia, cada uno de esos métodos tiene sus ventajas y desventajas. Pero dependiendo de nuestro caso sabremos cual es el correcto.

Rinoplastia abierta

Durante una rinoplastia abierta, se realizan pequeñas incisiones a través de la columela y dentro de cada orificio nasal. Se utilizan instrumentos pequeños para dar nueva forma al hueso y a los cartílagos.

A diferencia de una rinoplastia cerrada estas incisiones le permiten al cirujano plástico desprender la piel del hueso y del cartílago de la nariz. Al hacerlo el cirujano plástico puede examinar claramente la estructura nasal y realizar correcciones precisas a su forma y estructura.

Es bueno aclarar que en este método se quedan cicatrices pequeñas casi imperceptibles, ya que se hacen en zonas específicas y bien ubicadas.

Rinoplastia cerrada

Durante una rinoplastia cerrada, se realizan pequeñas incisiones dentro de los orificios nasales para poder acceder al hueso y a los cartílagos nasales.

A diferencia de una rinoplastia abierta la piel no se desprende de la estructura nasal. Algunos médicos prefieren el proceso cerrado debido a que el tiempo que se toma la intervención quirúrgica y el tiempo de recuperación suelen ser menor.

Es bueno aclarar que en este método no quedan cicatrices visibles, ya que las mismas quedan dentro de los orificios nasales.

Procedimiento que se realiza luego de la intervención quirúrgica

Después de la intervención quirúrgica es posible que el cirujano coloque férulas nasales dentro de los orificios de la nariz del paciente, esto con la finalidad de proporcionar soporte y firmeza mientras la nariz se cicatriza. A la parte externa de la nariz se le aplicaran cintas adhesivas esterilizadas.

Si durante el procedimiento quirúrgico se realizaron algunas fracturas a los huesos de la nariz se le aplica una férula nasal externa al paciente. Los vendajes y las férulas ayudan a que los tejidos se cicatricen y se adapten a su nueva estructura.

Proceso de recuperación

Como en todo procedimiento quirúrgico es probable que perciba algo de dolor, hematomas e hinchazón particularmente en la parte superior del rostro y alrededor de los ojos. Estos síntomas comenzaran a disiparse en el trascurso de los primeros días posteriores a la cirugía.

Los puntos, vendajes y férulas nasales, pueden mantenerse durante 5 a 7 días aproximadamente. A pesar de que la mayor parte de la hinchazón desaparecerá luego de varias semanas, es posible que una leve hinchazón este presente durante meses.

Según su índice de recuperación es probable que pueda retomar su actividad normal entre los 7 y 10 días luego de la intervención.

A medida que comienza la cicatrización y desaparezca la hinchazón, comenzara a notar los efectos del procedimiento de remodelación de su nariz. Pero es bueno destacar, que al igual que en cualquier procedimiento quirúrgico es posible que los resultados definitivos se vean al cabo de un año de evolución.

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo