Reservaron una mesa lejos de este niño con Síndrome de Down, entonces el mesero hizo lo increíble

Cuando un hijo nace, es una gran alegría para los padres, aunque no vengan saludables del todo. De hecho, muchos padres que tienen hijos especiales, llegan a quererlos más que cualquier hijo normal.

Y es de entenderse pues, deben pasar más tiempo con ellos, lo que le permite tener una relación más estrecha. Sin embargo, muchas personas son insensibles y no les importa lo que los demás sientan o piensen.

Esto fue lo que le ocurrió a Kim Castillo y a su pequeño hijo Milo. Este tiene el síndrome de Down por lo que su madre lo cuida mucho. Por eso, al salir a cenar a alguna parte, prefiere hacerlo donde ya lo conocen. Sin embargo, cierto día decidieron probar algo distinto, así que fueron al restaurante Prime Rib en Texas.

No obstante, no tardó mucho en aparecer un insensible de entre los clientes del lugar. Mientras Kim y su hijo cenaban tranquilamente en su mesa, llegó otro cliente. A estos los sentaron al lado de la mesa de Kim y Milo. Sin embargo, parece que estos no estaban muy contentos así que pidieron que se los moviera de mesa. Más que eso, el padre de la familia comentó que niños como Milo no deberían comer en público.

El mesero reacciona

La madre del niño estaba indignada por haber escuchado ese comentario que la hirió gravemente. Sin embargo, otro mesero llamado Michael Garcia estaba escuchando todo detenidamente. Antes de que Kim pudiera reaccionar, García intervino en el inconveniente. Entonces hizo algo que dejó sorprendidos a todos los presentes.

Hace 30 años su padre echó a toda su familia a la calle, pero su hijo hizo algo que te conmoverá el corazón, Él se acercó a la mesa de los clientes que habían llegado de ultimo y se negó a atenderlos. Más que eso, les pidió que lo acompañaran a la salida. “No podía creer que alguien se expresara de esa forma contra un niño” dijo Michael al canal FOX11. Luego añadió: “¿Cómo podía alguien decir semejante cosa contra un niño de cinco años?”

Cuando el mesero volvió a entrar en el establecimiento, todos lo recibieron con un gran aplauso. “Estaba impresionada de que un desconocido se arriesgara de tal forma por defender a mi hijo” – dijo Kim. Luego prosiguió: “Sé que Michael lo hizo de buen corazón y buena gana”.

Sin lugar a dudas, todos los empleados deberían ser entrenados para reaccionar de la misma manera frente a una situación similar. Es importante que el lugar donde estemos irradie el respeto, quien no lo tenga, que no esté con nosotros. De esa forma, moveremos a todos a ser respetuosos y a actuar movidos por valores.

Ayúdanos a concientizar a más personas por medio de esta historia. Compártela en tus redes sociales para que otros también se enteren.

Fuente de la información: http://unidosensalud.com/

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo