En la iglesia trabajaba una organista con pechos grandes. Así es como reaccionó la congregación a esto…

Las órdenes religiosas están llenas de una variedad de características que no son comprensibles para todos. Debido a esto, las personas que visitan a menudo las iglesias, a veces se encuentran con diversas dificultades al tratar de entender el comportamiento de los feligreses.

Hoy queremos animarte un poco. Es posible que este tipo de recursos no le gusten a todos, pero nosotros no podíamos negarnos el gusto de compartir esta anécdota. Así pues, este suceso se desarrolló en un templo. A este templo suelen acudir los feligreses, pero a ellos les incomoda muchísimo una chica que trabaja ahí…

El asunto es que en la iglesia estaba tocando una organista joven muy guapa de nombre Linda. Pero no sólo era muy atractiva, sino que esta chica también tenía un pecho de un tamaño impresionante….


A las mujeres que visitaban la iglesia no les gustaba mucho esto. En una ocasión una de ellas se acercó a Linda y le recomendó una receta hecha de frutos verdes de caqui. El ácido de las frutas ayudaría a comprimir el pecho a un tamaño más manejable.

Después una mujer le advirtió a Linda de los efectos de esta mezcla. Pues resulta ser tan ácida que después de consumirla la chica no podría hablar con normalidad durante un tiempo. A pesar de esto Linda aceptó…

Al día siguiente el sacerdote salió con los feligreses y declaró apenas pudiendo mover la lengua:«Debidso a circussnstassncias ajessnas a mí se cansscessla el serssmón de hoy……»

Seguro que esta historia te habrá parecido muy divertida, y no pudiste no haber sonreído mientras la leías. ¡Asegúrate de contarle sobre ella a tus amigos y conocidos utilizando las redes sociales!

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo