HAZ ESTO EN LA CAMA CADA DÍA Y MEJORA TU CALIDAD DE VIDA

Lo que pocos podemos disfrutar con total tranquilidad es una vida con calidad, en que todo parezca estar en orden. Siempre surgen problemas que incrementan nuestro estrés y que, en muchos casos, no son culpa nuestra.

Es difícil lidiar con esas circunstancias que parecen salirse de nuestro control, pero tenemos que aprender que no hay ningún obstáculo que no podamos superar si nos lo proponemos. El estrés desaparecerá, y tu vida podrá ser muy disfrutable una vez más.

Pero si el estrés aún permanece, no tienes que sentarte a gruñir y tolerar esos dolores de cabeza. No, puedes evitar ese problema si te relajas y llevas a cabo unos interesantes trucos que hemos traído para ti hoy.

No dudes de su eficacia hasta que los hayas probado, nunca sabes cuándo descubrirás algo genial en el lugar menos esperado. Disfrutarás de una mejor vida una vez que hayas logrado cumplir con estos sencillos trucos para aliviar tus preocupaciones.

CUATRO MÉTODOS PARA MANTENER EL ESTRÉS A RAYA

Shavasana:

Tu cuerpo descansará bien por las noches si haces este ejercicio.

Debes acostarte de espaldas con los brazos mirando hacia arriba y las piernas ligeramente separadas. Debajo de la cabeza y cuello debes tener una almohada delgada o una toalla doblada.

Relaja tu cuerpo desde los pies a la cabeza con respiraciones cíclicas. Alarga más cada bocanada de aire hasta que ya te relajes tanto que tu cuerpo respire solo. Puede que pienses en muchas cosas, pero evita detenerte a razonar nada.

Todo lo que hay a tu alrededor desaparecerá aparentemente, y será la señal de que es hora de dormir.

 

Ejercicios para los músculos de la columna:

Con este ejercicio lograrás relajar incluso los músculos localizados en la profundidad de tu columna. Tienes que llevar a cabo dos pasos:

Paso 1:

Recuéstate en tu cama, con toallas enrolladas colocadas debajo de tu cuello y parte baja de la espalda.

Mueve los pies de un lado al otro sin mucho esfuerzo. Mueve también la cabeza y la espalda. Puedes escoger el ritmo de movimiento a tu gusto.

Relájate por 1 minuto haciendo esto.

Paso 2:

Ahora recuéstate boca abajo y coloca una toalla debajo de tu frente. Mantén los brazos estirados y los dedos en la cama.

Mueve los pies como antes y relájate en esta posición por 1 minuto.

Piernas sobre la pared:

Con esta postura podrás respirar mejor, y tus piernas y espalda se relajarán. Sigue los siguientes pasos:

Coloca una almohada junto a la pared o en la cabecera de la cama.

Recuéstate sobre esa almohada, con los glúteos contra la pared y las piernas estiradas hacia arriba.

Con los brazos separados, vas a mantener el pecho abierto mientras respiras profundamente. Sólo debes hacer esto en el espacio entre uno o dos minutos.

Postura de liberación del viento:

También se conoce como la postura Pavanamuktasana, y es muy útil para relajar la columna y toda la espalda, además de favorecer la acción intestinal. Se hace de la siguiente manera:

Debes recostarte en la cama, de espaldas, y relajarte.

Flexiona tus piernas.

Inhala aire, estira los brazos hacia tus piernas y toma tus rodillas.

Cuando liberes el aire, abraza las piernas y lleva tus rodillas a tu mentón.

Respira profundamente a lo largo de 1 minuto, podrás respirar unas 8 o 10 veces. Cada vez que inhales, aleja las piernas. Exhala y vuelve a abrazarlas.

Estos ejercicios mejorarán mucho tu vida, ya lo verás. ¡Disfruta de sus efectos sobre ti cuanto antes!

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo