ESTE HOMBRE LLEVA 15 AÑOS ENTERRANDO BEBÉS DE CLÍNICAS DE ABORTOS. PERO CUANDO LAS MADRES LO VISITAN, HACE ALGO MUY GENEROSO

Para los seres humanos hay pocas tragedias peores que el perder a un ser querido. Todo lo que alguna vez relacionamos con esa persona se vuelve doloroso, y hay quienes sufren tanto por perder a quien aman que es como si se sintieran haber muerto también.

El amor de una madre por su hijo es uno de los amores más profundos y sinceros que puedan existir, pero a veces todo el amor de una madre no logra detener lo inevitable. A veces las enfermedades o las condiciones de vida de la madre impiden que el niño pueda sobrevivir.

Esta es una realidad que Tong Phuoc Phuc descubrió con mucho dolor cuando llevaba a su esposa al hospital para el nacimiento de su primer hijo. Se percató de que muchas mujeres embarazadas entraban a otra habitación, y salían luego sin bebé. ¿A qué se debía esto?

En muchos países, el aborto es visto como algo completamente ilegal pues se comprende como un asesinato al bebé. Pero en Vietnam, el país de Ton Phuoc Phuc, el aborto es legal desde hace muchos años. A partir de 2013 se limitó su legalidad a exclusivamente los casos en que la salud de la madre o el niño estén en peligro. Pero las consecuencias trágicas del aborto nunca dejan de sentirse.

LO QUE HIZO ESTE VIETNAMITA LO AGRADECIERON MUCHO LAS MADRES QUE TENÍAN QUE ABORTAR

Tong Phuoc Phuc tomó la firme decisión de ayudar a esas mujeres que tenían que sufrir por la muerte prematura de sus bebés. Compró un terreno en el que preparó las tierras para enterrar a los niños que no habían nacido, de manera que no serían olvidados.

Su noble decisión sorprendió e incluso confundió a su esposa, pero eventualmente aceptó y lo apoyó en esta empresa. Sin embargo, todo dio un giro inesperado cuando los esfuerzos de Tong dieron un fruto distinto al que anticipaban.

Los miles de bebés que Tong había tenido que enterrar llevaron a muchas mujeres con problemas económicos a acudir a él para pedirle ayuda. No tenían los recursos para criar a sus hijos, al menos no por los momentos, y no sabían a qué otra persona de buen corazón podía acudir.

Tong decidió ayudar, pues el verdadero motivo por el que había creado su cementerio era porque deseaba que las mujeres concientizaran respecto al aborto, pero además, porque desearía poder evitar este desenlace fatal para tantos niños. Así que cuando tuvo la oportunidad de ayudar directamente, Tong no lo pensó dos veces.

Tong ahora tiene un orfanato además del cementerio, en el que hay al menos 100 niños que esperan a que sus padres tengan la capacidad de cuidar a los pequeños.

Son tantos niños que Tong ha desarrollado un sistema para nombrarlos: los niños son Vinh (significa honor), y las Tam (significa corazón), y les da como segundo nombre el nombre de la madre, y como tercero su nombre propio: esto se debe a que Tong los considera como hijos propios.

Este hombre ha cambiado la vida de muchos pequeños, y todos están muy agradecidos con él por lo que ha hecho para ayudarlos. Tong Phuoc Puc es un ejemplo a seguir en lo que se refiere a generosidad, y todos deberíamos aspirar a ser tan buenas personas como lo es él.

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo