El valor de enseñar a los niños a decir “por favor”, “gracias” y “buenos días”!

Ser agradecidos y respetuosos con los demás es un gran acto de nobleza que sin duda vale la pena que lo transmitamos a los niños.

Probablemente tu eres de esa generación a la que enseñaron el valor de ser agradecido y tratar con respeto a la personas, teniendo ésto un reconocimiento por parte de la gente.

Es muy importante fomentar en nuestros pequeños esas bonitas costumbres para que pongan en práctica en su vida y puedan así propiciar un entorno social en el que prevalezca el respeto en las personas.

Dar las gracias, decir buenos días o pedir las cosas por favor, no solamente son un acto de cortesía, es también una forma de reconocimiento de los demás y de sus necesidades.

Entre los 2 y los 5 años, un niño puede entender que hay normas impuestas que debe obedecer para ganarse afecto y evitar peleas o castigos, pero es entre los 8 y los 10 años, cuando el niño es capaz de entender el respeto que debe ofrecer a los demás para ser respetado.

En la adolescencia desarrollarán una justicia propia, debido a que serán críticos sobre determinadas situaciones que consideran respetuosas o injustas.

Es fundamental enseñar a los niños a tener estos gestos de nobleza para que comprenda todo lo bueno que va obtener de eso, ya que así los niños enfatizarán las necesidades de propiciar la adaptación natural de los pequeños a su entorno.

Además, también fomentará la empatía de los niños y el vínculo emocional que le permitirá entender a las personas y a sí mismo.

Debes saber que una crianza respetuosa fomentará un apego saludable entre los padres y los niños generando cercanía, cariño, palabras positivas y una conexión.

Es por eso, que debemos intentar en lo posible propiciar una educación basada en el refuerzo positivo, así como en la necesidad de dar las gracias y de pedir por favor siendo pacientes con el tiempo que requieren los niños para adquirir conocimientos.

Una crianza basada en el respeto ayudará a que la emoción positiva tenga más poder que la negativa, debido a que el cerebro siempre busca estímulos para sobrevivir y adaptarse mejor.

¡No olvides compartir y dejar tus comentarios!

Fuente de la información: http://unidosensalud.com/

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo