El mar se parte en dos frente a los ojos de muchas personas…

De todas las fabulosas historias del Antiguo Testamento que jalonan las páginas de la Biblia, una de las más conocidas es la del Éxodo.

En este libro se relatan las vicisitudes y penurias que debió pasar el pueblo de Israel para escapar de la esclavitud en Egipto bajo la guía de Moisés, mientras el ejército y el faraón trataban inútilmente de alcanzarlos.

Uno de los episodios más conocidos, gracias a películas como “Los Diez Mandamientos” y “Éxodo: Dioses y Reyes”, es, sin duda, el cruce del Mar Rojo, cuando Moisés, después de levantar su bastón, abre espectacularmente las aguas y forma con ella dos inmensos diques o murallas de agua para que los hebreos pudieran huir de sus implacables perseguidores, quienes a bordo de sus carros tirados por caballos perecerían irremediablemente luego que el mar comenzara a cerrarse sobre ellos.

Este extraordinario suceso es considerado por los israelitas como uno de los más importantes de toda su historia, ya que a partir de ese momento Israel habría comenzado a existir como pueblo. En Éxodo 14 la Biblia nos refiere textualmente que “los egipcios, los caballos y los carros del faraón, sus caballeros y su ejército” siguieron al pueblo judío que ya se había marchado de Egipto, y les dieron alcance en el lugar donde estaban acampados junto al Mar Rojo, frente a Baalsefón.

Luego que los aterrorizados israelitas vieran llegar al Faraón y su ejército, le dijeron a continuación a Moisés: “¿Es que no había sepulcros en Egipto, que nos has traído al desierto a morir? ¿Qué nos has hecho con sacarnos de Egipto? ¿No es acaso mejor servir a los egipcios que morir en el desierto?”. Moisés entonces les respondió: “No temáis, estad tranquilos y veréis la victoria que os dará Yavé, porque estos egipcios que ahora véis, ya nunca los volveréis a ver”.

A continuación Dios le dijo a Moisés: “¿Por qué clamas a mí? Diles a los hijos de Israel que se muevan. Tú alza tu cayado, extiende la mano sobre el mar, y divídelo para que los hijos de Israel pasen por medio del mar en seco”.

Al igual que como nos relata la biblia, un navegante logró captar en video el momento en el que el mar se parte en dos, justo cuando se encontraban navegando cerca de la Isla Victoria. Al parecer, se formó un remolino en la superficie del océano y provocó que se abriera una grieta en el agua. Algunas personas piensan que esto sucedió debido al paso de un submarino o de una ballena, pero, ¿tú qué opinas?

Fuente de la información: http://unidosensalud.com/

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo