Descubre lo que dicen las heces acerca de tu estado de salud

Existen ciertos patrones en el análisis de la materia fecal tales como su consistencia, olor, tamaño, color que pueden revelar nuestro estado de salud. En este artículo aprenderás que nos dicen las heces de acuerdo a su color y forma.

Si bien este puede resultarte un tema desagradable, no es un tema de menor importancia en lo que respecta a la salud. Como todos sabemos, un exhaustivo análisis de la materia fecal debe realizarse en centros de salud como laboratorios de hospitales, clínicas y sanatorios.

Sin embargo, existen ciertos “parámetros” o “lineamientos” generales que deberías conocer acerca de las heces que te permitirán saber cuan bien o mal estás de salud e incluso realizar una visita al médico, en caso de ser necesario, para evitar o prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades.

Parámetros para clasificar las heces que nos permiten saber como estamos de salud

textura-de-las-heces

Olor: El mal olor propio de las heces y los gases es causado por las bacterias y tiene relación con los alimentos que consumimos. El olor es más fuerte cuando ingerimos alimentos químicos o artificiales.

Tamaño: Lo común y normal en las haces es un tamaño estrecho y alargado. No obstante, cuando su forma se va haciendo cada vez más angosta o afinada puede ser el indicio de algún tumor o cáncer que obstruye el colon. Asimismo, quienes padecen de colon irritable pueden hacer heces de forma estrecha. Al contrario, cuando las heces son muy gruesas o anchas pueden indicarnos falta de tonificación muscular en el colon a causa de una deficiencia en la absorción de minerales, falta de ejercicio o niveles bajos de fibra en el organismo.

El ancho de los excrementos puede variar entre 2 a 5 centímetros y en cuanto al largo, este puede rondar entre 20 a 30 cm para ser considerados saludables. En cambio, las heces cortas o en pequeños segmentos pueden ser el indicador de estreñimiento y un trabajo deficitario del colon en el procesamiento de los alimentos, a lo que puede sumarse la falta de humectación necesaria por escasez de los niveles de hidratación necesarios.

Consistencia: Las heces con una leve mucosidad que las recubre deben considerarse normales, ya que se trata de una sustancia que produce el intestino para mantener las paredes del mismo en condiciones de humectación y lubricación adecuados. En cambio, la presencia de una mucosidad excesiva puede ser el indicador de una enfermedad: desde una infección de los intestinos que suele provocar la diarrea hasta patologías mas graves como la enfermedad de Chrohn, úlceras, colitis e inclusive el cáncer.

¿por qué algunas heces flotan y otras se hunden?

Las primeras suelen estar formadas por grasa o niveles altos de gas dentro del proceso de fermentación. Cuando existen minerales sin haber sido digeridos, en cambio, las heces suelen hundirse, al igual que cuando su conformación es compacta por falta de humectación.

¿A qué se debe que algunas heces tienen restos de alimentos?

Una buena pregunta. El excremento cuando presenta restos o pequeñas porciones de alimentos nos indica que estos alimentos no fueron digeridos completamente, o sea, no pudieron ser absorbidos por nuestro organismo, particularmente por el sistema digestivo. Este tipo de heces no es motivo de preocupación a no ser que este acompañada por diarrea, una notable baja de peso o una alteración en los hábitos para evacuar. En estos últimos casos, es recomendables que consultes con el médico.

Frecuencia. La frecuencia en la defecación es variable en cada persona y organismo. Por este motivo, hablar de estreñimiento es relativo, ya que depende de lo que pueda considerarse regular para cada uno. En términos generales, lo normal es evacuar 3 veces a la semana como mínimo y entre 2 a 3 veces al día como máximo. El promedio en tiempo para convertir alimentos en excremento es de entre 18 a 72 horas.

En cuanto a la frecuencia encontramos dos extremos indeseables: el estreñimiento, que implica un metabolismo lento y dificultoso de los alimentos, y significa un esfuerzo considerable y prolongado en tiempo para la eliminación de los desechos y por otra parte, la diarrea, que implica la producción de movimientos intestinales muy frecuentes con la presencia de materia fecal líquida.

Color de las heces. El color normal y habitual de las heces es marrón café en tono claro u oscuro. Sin embargo, pueden presentarse en distintas tonalidades que pueden estar relacionadas con algún trastorno o patología, a saber:

  • Rojo-rosado. Es un signo de sangrado activo.
  • Negro, puede indicar un sangrado no activo.
  • Amarillo: Este color se presenta comúnmente entre quienes practican el vegetarianismo. También puede obedecer a trastornos en el hígado y la vesícula biliar
  • rojo-anaranjado: característico en personas con hábitos esencialmente carnívoros.
  • verde. Puede indicar trastornos hepáticos o el consumo de ciertos medicamentos.

color-de-las-heces

¿Te ha sido útil este artículo? Comparte con otras personas, tus amigos y familiares y ayúdalas a vivir más plenas y saludables.

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo