8 remedios caseros para pezones agrietados

Entre los remedios adecuados para acelerar la cicatrización de los pezones agrietados destaca la propia leche materna, ya que cuenta con propiedades curativas y antibacterianas.


Amamantar a nuestro bebé es uno de los más bonitos regalos de la maternidad. Sin embargo, muchas mujeres sufren dolores y heridas en los pechos.

En este artículo te contamos cuáles son los mejores remedios caseros para pezones agrietados que no dañan al niño y aceleran la cicatrización.

Grietas en los pezones, un problema habitual en las madres

Las mujeres que están dando de mamar a sus pequeños pueden sufrir ciertas heridas en los pezones (o en los senos en general) que les provoquen molestias, incomodidad o dolores al alimentar a sus hijos.

Las grietas o lastimaduras pueden deberse a:

  • Una posición incorrecta durante la lactancia.
  • El hecho de que el bebé no se “enganche” correctamente.
  • El uso excesivo de un mismo pecho.
  • Un mal secado de las mamas después de la alimentación.

Los pezones agrietados también pueden estar causados por:

  • Una piel extremadamente seca
  • Eccemas
  • Candiadisis en los senos o en la boca del bebé
  • Mastitis
  • Un incorrecto uso de las bombas de mamas

Lee también: ¿Por qué es importante la lactancia materna?

Remedios caseros para aliviar las grietas en las mamas

Los principales síntomas de este problema tan habitual en las madres son dolor, picazón, hinchazón y sensibilidad.

Debido a que el niño necesita seguir alimentándose, las grietas o heridas tardan demasiado tiempo en cicatrizar.

Si a esto le sumamos el hecho de no poder usar ciertas sustancias porque pueden intoxicar al bebé, el proceso de curación se extiende.

La buena noticia es que existen diferentes remedios caseros para reducir el dolor y la irritación:

1. Leche materna

Se puede emplear un poco de la leche, ya que tiene propiedades curativas y antibacterianas.

  • Tras amamantar coloca en un recipiente y lleva a la nevera para que se enfríe.
  • Aplica cada vez que termines de alimentar al bebé.
  • Repite varias veces al día.

2. Membrana de huevo

Membrana de huevo

Al abrir un huevo vemos una especie de “tela” viscosa y transparente adherida al lado interior de la cáscara.

Esta membrana cuenta con muchas propiedades curativas, por lo cual se recomienda colocar en el pezón lastimado.

Deja que se seque bien y enjuaga antes de la siguiente toma del bebé.

3. Agua tibia y aire

Esta es una fórmula que indican las madres y las abuelas a las mujeres primerizas.

  • Luego de amamantar lava bien los senos con agua tibia (si quieres pon un poco de jabón blanco) y seca con una toalla suave.
  • A continuación, deja los pezones “al aire libre” para que se sequen por completo.
  • No es aconsejable usar el secador de cabello, ya que el aire caliente puede irritar todavía más.

4. Aceite de oliva

También puedes usar de almendras dulces o de coco (o aquellos que el pediatra indique como aptos).

Te ayudarán en la hidratación de la piel y a mantener el área humectada. A su vez, el aceite reduce las grietas y las lastimaduras.

  • Recuerda que debe estar tibio y que has de repetir el procedimiento cada vez que termines de amamantar a tu bebé.
  • Aplica con movimientos circulares suaves y no enjuagues (se habrá absorbido por completo para la siguiente toma).

5. Infusión de manzanilla

manzanilla

Con la cantidad de propiedades que tiene esta planta de flores blancas diminutas no podemos dejarla de lado. En este caso te sirve para reducir las grietas en los pezones sin ocasionar efectos colaterales en el niño.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores secas de manzanilla (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calienta el agua y cuando hierva añade la manzanilla.
  • Cocina 10 minutos y retira del fuego.
  • Deja refrescar 5 minutos y filtra.
  • Cuando la infusión esté a temperatura ambiente embebe una bola de algodón y pasa por el seno afectado.
  • No enjuagues ni seques con toalla.

6.Crema de caléndula

Podría decirse que la caléndula es la planta aliada en las embarazadas y madres, ya que tiene muchas propiedades para la piel y no daña al bebé.

Se recomienda, por ejemplo, para evitar las estrías y, por supuesto, para curar pezones agrietados.

La crema se consigue en las farmacias sin problemas o, si prefieres, puedes preparar una infusión con esta planta (con las mismas instrucciones que el té de manzanilla).

Deberás aplicar al finalizar cada comida del pequeño y lavar antes de la siguiente toma.

7. Aloe vera

Una planta tan bondadosa que merece la pena tenerla en casa. La sábila tiene propiedades cicatrizantes, antisépticas y analgésicas.

Además no es tóxica en el caso de que entre en contacto con la boca del bebé.

  •  Simplemente deberás cortar un tallo o penca de aloe vera de forma horizontal para extraer el gel de su interior.
  • Aplica sobre el pezón y deja que se seque (no enjuagues).
  • El tallo vacío puedes ponerlo en la nevera y colocar en los senos del lado interno.
  • Si quieres guarda gel de aloe vera en el refrigerador para usar varias veces al día.

8. Fresas

Son refrescantes y están repletas de nutrientes.

  • Puedes cortarlas en rebanadas y aplicar sobre los pezones o bien formar una pasta machacándolas.
  • Deja que actúe unos 15 minutos antes de enjuagar con agua tibia.

Para aumentar la eficacia puedes combinar con yogur natural.

Ingredientes

  • 5 fresas
  • 3 cucharadas de yogur natural (36 g)

Preparación

  • Lava bien las fresas y corta en rebanadas.
  • Coloca en un recipiente junto con el yogur y mezcla hasta formar una pasta.
  • Aplica sobre el pezón agrietado y deja unos minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y deja secar al aire libre.

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo