10 efectos inmediatos del alcohol en tu salud

Aunque una copa de vino puede ser beneficiosa para nuestra salud, el exceso de alcohol puede resultar muy perjudicial, por lo que conviene saber beber con moderación.

Las bebidas alcohólicas han hecho parte, inevitablemente, de una amplia variedad de momentos sociales en los que se busca celebrar o compartir.

Su ingesta es habitual entre los adultos de todas las edades, aunque cada vez es más común que los jóvenes inicien su consumo desde muy temprano.

Pese a que se han hecho múltiples advertencias sobre los efectos negativos que acarrea en la salud, son muchos los que prefieren beber alcohol de forma habitual y excesiva.

Y, aunque la mayoría tiene la capacidad de controlar el deseo de ingerirlo, algunos acaban volviéndose adictos y dependientes de sus efectos.

Lo más preocupante es que existe un fuerte interés económico y social que impide que se prohíba, o bien, se regule su venta.

Debido a esto, cada uno debe ser consciente de las consecuencias que implica su ingesta y, al mismo tiempo, elegir lo más conveniente para la salud.

Dado que sus efectos inmediatos son los más ignorados, a continuación queremos mencionarlos en detalle.

1. El alcohol provoca descontroles en los niveles de azúcar

Disminuye el azúcar en la sangre

En general, momentos después de ingerir una bebida alcohólica, los niveles de azúcar en la sangre descienden o se elevan en cantidades considerables.

Esta reacción conduce a una sensación de debilidad que puede acompañarse de mareos y dificultades de orientación.

2. Alteración del ritmo cardíaco

El consumo excesivo de este tipo de bebidas puede provocar una aceleración del pulso y la actividad cardíaca.

Las toxinas que contiene no tardan en viajar a través del torrente sanguíneo, por lo que afectan a los distintos sistemas del cuerpo y el corazón.

3. Enrojecimiento de la piel

Por qué la piel nos pica y qué sucede cuando nos rascamos

Otro de los efectos que tiene sobre el sistema circulatorio es que incrementa la vasodilatación y, a su vez, provoca un enrojecimiento visible de la piel.

De hecho, algunas personas presentan cambios evidentes en su temperatura corporal y sudoración.

4. Visión borrosa

Los problemas para ver con claridad son uno de los efectos que más experimentan las personas que no moderan su consumo de alcohol.

Las toxinas que viajan a través de la sangre reducen la capacidad de la vista y provocan una visión borrosa.

Esta reacción es bastante peligrosa, no solo porque a largo plazo afecta la salud visual, sino porque es uno de los factores que influyen en el incremento de accidentes.

5. Falta de coordinación

Mareos

Una persona que consume demasiado alcohol en una sola noche difícilmente puede mantener bajo control su capacidad de coordinación.

El cuerpo no solo se debilita, sino que pierde el equilibrio y ve reducidos sus reflejos.

Debido a esto, el afectado se expone a sufrir caídas u otros accidentes más graves.

Además, cabe aclarar que también afecta la desinhibición, en el sentido de que reduce la capacidad de autocontrol.

6. Problemas digestivos

El alcohol altera el pH natural del estómago y puede conducir a la irritación e inflamación del revestimiento que lo protege de la acidez de los jugos gástricos.

Esta situación influye en el desarrollo de problemas como la gastritis o el reflujo ácido.

Además, a largo plazo, puede provocar consecuencias más graves, como es el caso de las úlceras duodenales, cáncer de estómago o cáncer de esófago.

7. Deshidratación

Boca seca deshidratación

Los riñones son uno de los órganos que más sufren las consecuencias de la ingesta excesiva de este tipo de bebidas.

Dado que se ven sobrecargados para eliminar las toxinas a través de la orina, se pierden líquidos y sales minerales fundamentales para la hidratación.

8. Dolores de cabeza

Los altos niveles de toxinas y las dificultades del metabolismo para trabajar a un ritmo adecuado son los que provocan esos dolores de cabeza propios de la resaca.

Es común que, horas después de ingerirlo, incremente la tensión en los músculos y se generen dolores fuertes como el de la migraña.

9. Vómitos

Síntomas y causas de los mareos y náuseas

Las náuseas y los vómitos son habituales cuando se ingieren demasiadas copas, o bien, al probar un tipo de bebida demasiado fuerte.

Esta reacción viene acompañada con un fuerte malestar digestivo, así como mareos y dificultades para mantener el equilibrio.

Algunas personas no son capaces de tolerar ni siquiera cantidades moderadas y presentan este síntoma al instante.

¿Quieres conocer más? Lee: Jarabe casero para los problemas digestivos

10. Problemas hepáticos

El hígado es el órgano principal en el proceso de metabolización de las sustancias que contiene el alcohol.

Debido a esto, los excesos lo afectan de forma directa y le pueden provocar graves dificultades para funcionar de forma óptima.

Si los niveles de intoxicación son continuos y descontrolados, la degeneración del hígado se hace fibrosa y se presenta lo que se conoce como cirrosis hepática.

Como lo acabas de notar, bajo ninguna circunstancia es conveniente excederse en la ingesta de esta clase de bebidas.

Si bien se pueden tomar de forma ocasional, lo mejor es aprender a controlar su consumo.

Fuente de la información: http://unidosensalud.com/ 

¡Comparte con tus amigos!

Si este articulo te ha gustado compártelo